lunes, 30 de septiembre de 2013

La esquina norte-este de la Calle Junín con la Avenida Bolívar

Esta foto en blanco y negro de 1958 la tomo con todo respeto del muro de Facebook de Gabriela Teresa Gutherz Matute del sepelio de su padre el Mayor Pedro José González Chacón y de su compañero el Sargento Técnico de Primera Maestro Jesús Eduardo Bermúdez el 13 de agosto de 1958, mientras avanzan por la entonces Calle Bolívar después de pasar el cruce con la Calle Junín. Ambos respetados militares de nuestras Fuerzas Aéreas de Venezuela fallecieron en un accidente del helicóptero que tripulaban y chocó con unos cables de alta tensión. El Mayor González era Comandante del Escuadrón de Helicópteros de las FAV R1.

La razón de colocar estas imágenes es para mostrar interesantes detalles de la ciudad que ya hoy está totalmente cambiada y más nunca volverá. 

La foto a color es del 29 de septiembre de 2013 y el pequeño bus azul está pasando por lo que queda de aquella estación de servicio CREOLE donde se vendía gasolina Esso y seguramente con aquel comercial que decía "Ponga un tigre en su tanque". Frente a esa Estación estaba el Hospital Militar hoy totalmente modificado. La Estación de Servicio hoy no tiene ni la empresa visible pero se lee "Estación de Servicio PM 6 ARAGUA C.A."
El la acera de la derecha, esquina sur-este se encontraba la vieja edificación de la Escuela Felipe Guevara Rojas, hoy totalmente modernizada. El jardín que quedaba a su lado estaba rodeado de una reja similar a que bordea el Parque situado al frente en esta misma cuadra. Esa reja no existe y allí se prolonga la Unidad Educativa a lo largo de casi toda la cuadra entre la Calle Junín y la Calle Sucre.
Donde se ve en la foto de 1958 el aviso de "Seguros Carabobo" hoy existe el edificio sede del Registro Civil Principal de Maracay. En la foto de 2013 apenas se ve el jardín con un muro de ladrillos rojos y a lo lejos, a la derecha, la "Torre Sindoni" el edificio más alto de la ciudad actualmente. Todas las otras casas fueron ya demolidas.

En la acera del frente, esquina sur-oeste, está la hoy es La Unidad Nacional Educativa Bolivariana Felipe Guevara Rojas, las rejas desaparecieron y luego la estructura principal del plantel. Hacia la esquina sur-este apenas logra verse lo que queda de aquel hermoso edificio que fue sede del Hospital Militar de Maracay.
Opinen ustedes mismos ¿Hubiesen hecho lo mismo?

lunes, 23 de julio de 2012

Avenida Bolívar cruce con Calle Vargas, vista hacia el este


La diferencia en años de estas dos fotografías es aproximadamente unos 40 años. Al publicar la foto de los años 70 mucha gente opinó: "Esa era la Maracay que yo quería", "Esa si es mi Maracay Ciudad Jardín", "Hay que ver como ha cambiado mi ciudad", pero...



Se han dado cuenta que salvo los nombres de los comercios y sus avisos, no hay grandes cambios en estos años. Ni un árbol más, ni un árbol menos: No hay árboles; ni un edificio más, ni uno menos. A lo lejos en el cruce con la próxima cuadra, la Calle o el llamado hoy Boulevart Pérez Almarza, se alza el ya viejo edificio Samy, el más alto de la ciudad en esa época. Hoy afinando la vista en la foto de 2012 alfondo se puede distinguir el edificio o Torre Sindoni, hoy el más alto de la ciudad. Las dos fotos son una prueba inequívoca de dos cosas: Una, que pueden haber sectores que muy poco han cambiado en el tiempo y, dos, que mucha gente critica sin tener ningún criterio. Ojalá otros amigos puedan "descubrir" otros cambios en estas fotografías.

sábado, 27 de febrero de 2010

Cruce Calle Vargas con Calle Cajigal-Esquina El Cañón














La primera foto es de 1928, cuando en este cruce de las Calles Cajigal y Vargas se inauguró el primer laboratorio cinematográfico que existió en Venezuela y siendo Presidente el General Juan Vicente Gómez, nada más lógico que haya sido en Maracay. Al parecer en esta esquina había antes una pequeña fábrica de cigarrillos. La unión de la Calle Cajigal con la Calle 19 de Diciembre, hoy llamada 19 de Abril forman una angosta cuña que fue bautizada como "Esquina El Cañón", donde existió una casa de vivienda, luego un negocio de venta de carne de cerdo y finalmente allí vendían parrilla hasta la década de los setenta, cuando se derribó para dar paso a las torres de consultorios y oficinas conocidas hoy como "Vista Lago". En este Laboratorio Cinematográfico se contaba con los mejores equipos para procesar las largas cintas de películas, afición preferida del General Gómez que le gustaba ir al Teatro, hoy "Ateneo de Maracay", para ver las primeras películas que se pasaron en el país. Después de cerrar el Laboratorio, la casa fue acondicionada como hospital antituberculoso, enfermedad muy común en esa época. Fue bautizado como "Hospital Antituberculoso Alejandro Próspero Reverend" que funcionó hasta la década de los setenta, cuando fue demolido sin tener ningún proyecto a futuro y hoy día todavía el terreno que ocupaba no tiene más utilidad que ser un feo estacionamiento, tal como puede verse en la segunda fotografía de 2008, donde a la derecha se ve la "Esquina El Cañón".

Conservo en mi colección las dos placas metálicas que yo mismo retiré de los escombros y estaban en la pared de la esquina de esta casa e identificaban las calles "Avenida 105 Oeste-Cajigal" y "Calle 103 Norte-Vargas". Recuerdo que en este hospital trabajaba el Dr. José Mejías Carrillo, muy amigo de mi familia, casado con la hermana del cuñado de mi papá, la Sra. María Enriqueta Padilla González, quienes fallecieron en mayo de 1961, en un accidente aéreo de un DC-8 de VIASA, cuando regresaban de Europa. El Dr. Mejías, quien también fue el padrino de mi hermana Rosa, tenía una agradable casa vacacional con piscina en el Callejón Las Mayas en El Limón, donde pasamos gratos e inolvidables momentos. Frente a esta casa, haciendo esquina con las calles Vargas y 19 de Abril, existió una bomba de gasolina Mobil, donde hoy están los dos bloques de las "Residencias 19 de Abril" y diagonal el "Colegio Panamericano", donde estudié mis tres primeros años de bachillerato. El hospital todavía funcionaba allí y esa fue la explicación de que hace muchos años me encontraron un quiste calcáreo en uno de mis pulmones.
Por cierto, Alejandro Reverend fue francés y era médico de la ciudad de Santa Marta en Colombia, donde el General Mariano Montilla lo llamó para que se encargara de atender a El Libertador cuando llegó a Santa Marta, el 1° de diciembre de 1830. Se afirma que el Dr. Reverend tuvo una entrega total por la salud de Simón Bolívar, los 17 días antes de su muerte, no aceptando ninguna remuneración. El fallecimiento de El Libertador fue causada, según la opinión de Reverend, por "Tisis Pulmonar". En 1874, el presidente Antonio Guzmán Blanco, invitó al famoso médico a Caracas y lo condecoró con el Busto del Libertador y en retribución, Reverend le obsequió a Venezuela el nódulo calcáreo encontrado por él en el pulmón izquierdo durante la autopsia del Libertador.

Esta casa nunca debió ser demolida y bien hubiese podido ser sede de un museo dedicado a la industria cinematográfica en Venezuela o un museo médico sobre la tuberculosis.

Av. 19 de Abril Oeste-Entre C. Carabobo y C. Libertad




La fotografía más vieja es del año 1962 y fue tomada al momento en que varios automóviles, tractores y carrosas van hacia el centro de Maracay a través de la Calle 19 de Abril para desfilar en la celebración del 25° aniversario de la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela. Los grandes árboles que se ven al final, a la derecha de la vía, pertenecen a la Plaza San Juan. La fotografía más reciente fue tomada en febrero de 2010, casi desde el mismo ángulo, desde la sede del Instituto Universitario Tecnológico Antonio Ricaurte (IUTAR). Lo único que está igual es el poste de alumbrado (a la derecha), aunque su lámpara fue subida hasta casi el tope. En 1962 a la izquierda de la foto casi todo era montarrales sin construir, a excepción de la esquina con la "Plaza La Facultad" donde había una quinta que hoy es sede de la U.E. Félix María Paredes (N° 112) y casi al final de la acera, llegando al cruce con la Calle Sánchez Carrero (que está a la derecha) y la entrada de la Urbanización La Esperanza (a la izquierda), existían cuatro quintas, la N° 94 de la familia Maldonado, que luego fue un gimnacio y hoy un comercio "El Caney de Florentino"; en la N° 92 vivía la familia del Prof. Salomón Horovith, que daba clases de genética en Agronomía de la UCV, donde estuvo la Pizzería "Don Filippo" y luego "Kabala" y restaurante "Da Filippo"; en la N° 90 vivieron, primero la familia de Rivero Pérez y luego la familia Diamante y han habido varios negocios como marqueterías, loterías, librerías, oficinas y negocios, siendo hoy la más conocida "Mystic Point"; por último en la N° 88 donde vivia la Sra. Margarita de Vejar con algunos de sus hijos, han habido y hay lotería, barbería, restaurantes, comercios y oficinas, entre ellas mi oficina de asesoría que mantuve desde 2001 al 2007 en la segunda planta. Después de estas quintas había un terreno desocupado y enmontado (N° 86) con un gran árbol de mamón donde, unos 6 años después, se construyó el edificio "C.C. La Esperanza" y en su planta baja se establecieron dos comercios muy populares "Mecanográfica Aragua", que luego se mudó al frente y la "Panadería y Pastelería San Juan", la de los famosos golfeados de Maracay y que aún está allí. Con el pasar de los años los terrenos enmontados han visto surgir edificios residenciales y comerciales, como la discoteca "La Niña de la Peineta Rota" que dio paso luego al restaurante "Piano Bar El Mesón del Abuelo" y donde hoy funciona el IUTAR (N° 110), luego residencias en edificios de 10 o más pisos, como "María Carolina" (N° 108), "Sansón" (N° 106) y una nueva calle para la Urbanización Los Caobos llamada "El Roble"; luego el conjunto residencial y comercial "Kaslik Boulevard" (en construcción) y los edificios "Francis" (N° 100) y "Caimara" (N° 98) y después el "Restaurante de pollo en brasas "El Fogón" (N° 96), siguiendo luego las quintas ya descritas y modificadas. En la acera del frente (a la derecha de la foto) y partiendo de nuevo desde la "Plaza La Facultad", primero estaba, en la esquina, la hermosa quinta de dos plantas de la familia del piloto de la Fuerza Aérea Venezolana de apellido Guilliod, con un hermoso jardín al frente y un pozo de ladrillos decorativo y en la fachada del garaje había una hélice de avión que llamaba mucho la atención, algunos de sus hijos fueron nuestros amigos y compañeros de clases; luego venían varios terrenos enmontados usados como estacionamiento de comercios pasados como el restaurant "El Mesón de la Sardina", D' Bar vas y hoy el Casino "Las Vegas", luego varias casas ya casi desaparecidas, quedando sólo una (N° 43) muy modificada y con el comercio de modas "J.R. 704", le seguía otra que fue demolida y donde se han establecido varios comercios como la discoteca "La Cucaracha" y hoy día "Pavarotti's" y en la siguiente, en la esquina, está la Panadería "Venepan" y a su lado, ya sobre la calle Libertad, el viejo restaurant "Villa Madrid", frente a la Plaza San Juan. Cuando se amplió la calle 19 de Abril en los años sesenta, esta cuadra permaneció igual porque la calle ya era ancha. Con seguridad muchas personas pueden recordar otros hechos y familias relacionadas con esta cuadra del oeste de la ciudad de Maracay. ¡Bienvenidos los aportes, comentarios y correcciones!

jueves, 18 de febrero de 2010

Esquina La refinería - Av. Bolívar c/c Pérez Almarza







En la foto más vieja, de 1962, se ve pasar el desfile de la celebración de los 25 años de la Facultad de Agronomía de la U.C.V. Exactamente a través de la Calle Bolívar cruce con la Calle Pérez Almarza. Esa esquina, llamada "La Refinería", estaba definida por cuatro comercios muy conocidos de la ciudad. En el sentido de las agujas del reloj, primero al nor-oeste, la "Farmacia Americana", luego la "Lotería El Toro" al nor-este, al frente "El Pabellón" al sur-este y finalmente al sur-oeste "La Casa Nelly". En la otra foto, de febrero de 2010, se puede ver que la lotería dio paso al primer edificio de Maracay "Samy" y en la foto de 1962, a lo lejos, un poco más allá de la lotería, se ve el aviso "Almacenes Samy". Al ampliar la calle para dar paso a la Avenida Bolívar, todos los edificios del lado norte fueron parcial o totalmente demolidos y desapareció el edificio de la "Farmacia Americana" que se mudó a otro local. Ahora hay allí una Panadería. La popular tienda de telas "El Pabellón", que era de Don Pablo Sadee, también fue demolida, a pesar de quedar en la acera del frente. Es curioso que los carros se estacionaban en ángulo y no uno trás otro, frente a la "Casa Nelly", la cual es la única que aún permanece en la esquina. El tipo de construcción de la lotería y de "El Pabellón" formarían parte del casco central que sería muy atractivo si se hubiese dejado intacto como "Casco Histórico de la Ciudad".

domingo, 8 de marzo de 2009

Av. Bolívar cruce con Calle Soublette-La esquina el 23












En el cruce de la Calle Soublette Norte con la Calle Bolívar Oeste, diagonal con la Plaza Girardot, existía el viejo Bar Restaurant 23 y la esquina es conocida como "Esquina el 23". A mediados de los años sesenta del siglo XX este edificio fue demolido para dar paso a la ampliación de la nueva Avenida Bolívar. En aquel entonces la Calle Bolívar era una angosta vía de una sola dirección para la circulación de los carros, dando espacio lateral para estacionarse. Era la Calle de los comercios más importantes de la ciudad.
La foto de los años cincuenta es del amigo Ángel Luís Párraga y la más moderna del 8 de marzo de 2009 ¿Se notan los cambios?


jueves, 27 de noviembre de 2008

Calle Rivas cruce con C. Sánchez Carrero-Esquina Dios te De




La esquina llamada "Dios te de" es otro ejemplo de cambios inexplicables en la ciudad. En la Calle Rivas cruce con la Sánchez Carrero, en su esquina noreste, había una de las típicas casonas de fachada recta, puertas de madera y quizás ventanas con rejas (que ya no estaban) donde funcionaba el Abastos y Carnicería "La Ventaja" por los años setenta del siglo pasado. ¿Por qué fue demolido? Hoy día, en la foto del 2007, sólo puede verse allí una deteriorada cerca que demarca un terreno para estacionamiento, feo, enmalezado y descuidado. Ninguna de las casonas vecinas de la misma acera existe hoy día y los únicos mudos testigos que permanecen son el poste (a la izquierda del carro que va hacia el Este) y la tapa de la cloaca de aguas negras en la calle. Al frente de la esquina una de las primeras quintas de la ciudad, hoy ocupada por negocios. Las fotos fueron tomadas desde la esquina de la sede del Colegio La Consolación. En ambas fotos puede verse al fondo las dos torres o bloques de las "Residencias 19 de Abril".

Calle Páez cruce con Calle Brión-La Ferretería Maracay


















La foto más vieja data de 1975 y fue tomada por Vicente Amengual Sosa. En la planta baja del edificio funcionaba la "Ferretería Maracay" del Sr. Quintero. En la esquina del frente seguía abandonado el inconcluso Teatro de la Ópera desde la muerte de Gómez en 1935. La foto reciente es de 2008 y puede verse que el mismo edificio permanece con algunas modificaciones y otros negocios distintos. Los semáforos parecen ser los mismos a pesar de haber pasado 33 años. La cuadra que sigue hacia el sur, en la misma acera llega hasta la Calle 10 de diciembre y aquí quedaba el popular Supermercado "La Vienesa", donde se podían comprar algunos productos y alimentos que no se conseguían en otras tiendas de la ciudad.

domingo, 13 de julio de 2008

Aquella Urbanización Calicanto
















Mi familia visitaba Maracay años antes de yo nacer. Mi padre y mis tíos, como ingenieros agrónomos debían visitar con frecuencia los campos cultivados en sus alrededores. El primero en llegar fue mi tio Francisco Fernández Yepes, quien alquiló en 1947 una de las pocas quintas que estaban surgiendo en la Urbanización Calicanto. Varias veces se mudó a otras casas de la ciudad, dos en la misma urbanización y otra en la urbanización El Hipódromo. Calicanto nació atrás de la Plaza de Toros y en 1947 sus calles eran de tierra, no habían servicios públicos y todavía quedaban muchas parcelas sin construcciones. Nació sin planificación y poco a poco se fue arreglando en la cuadrícula que hoy está limitada al norte por la Avenida Casanova Godoy, antes por una gran extensión de tierras propiedad de los militares; al sur por la Avenida 19 de Abril, antes una angosta calle que pasaba a un lado de la Plaza de Toros y llegaba hasta la pista de aviación; por el oeste con el Cerro El Calvario, con su curioso faro para guiar a los aviones desde el tope de una alta torre que hoy parece una miniatura al lado de muchas otras que se han construído para las modernas comunicaciones; y por el este hasta el camino a Las Delicias, aunque hoy sólo llega hasta la Avenida Sucre. En los años sesenta y setenta del siglo pasado era un tranquilo lugar donde vivir, con amplias calles de poco tránsito y sus ya abundantes quintas con un diseño arquitectónico típico de esos años, bordes rectos, techos de tejas a menudo de dos aguas, un jardín al frente con árboles y plantas ornamentales con vistosas flores y por lo general con una cerca decorativa que servía a sus habitantes para posarse y tener amistosas charlas con los vecinos.
A finales de los setenta algunas quintas comenzaron a caer y dar paso al progreso representado por edificios para apartamentos y luego algunos con lucrativos negocios. Ya hoy quedan muy pocas de aquellas quintas y muchos, pero muchos edificios de apartamentos, oficinas, hoteles y comercios. Ya los que por allí transitan lo hacen por una necesidad y nadie recuerda pasear por sus calles para ir a visitar a los amigos o familiares o simplemente para disfrutar un domingo viendo las hermosas casas y sus jardines.
La imagen de la quinta corresponde al año 1947 y es donde vivía mi tío Pancho con su familia. La otra fotografía es del año 2008. ¿Cómo sería la ciudad si no se permitiera destruir para construir? Hay muchos lugares con edificios que surgieron en terrenos donde no se derribó nada y no hubo necesidad de llevarse la historia en camiones llenos de cascajos.

martes, 3 de junio de 2008

Mi casa al llegar a Maracay en 1955





Desde 1950 la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela y más tarde el Consejo de Bienestar Rural (CBR) se mudaron a Maracay. En ambas instituciones trabajaba mi papá, Alberto Fernández Yépez. En la primera dictaba clases de Zoología Agrícola y en la segunda, coordinaba el programa de extensión agrícola en convenio con el, para entonces, Ministerio de Agricultura y Cría. Vivíamos en Caracas y mi padre viajaba varias veces a la semana a Maracay, hasta que decidió buscar residencia en esta "Ciudad Jardín". El CBR estaba a punto de desocupar la quinta que tenía alquilada en la angosta Calle 19 de Abril oeste, N° 84 (ver foto) para mudarse a la urbanización Calicanto. Ello determinó que nos mudáramos provisionalmente a esta casa mientras mi padre buscaba alguna vivienda propia. Aquí vivímos dos años y de esta casa guardamos muchos recuerdos. Por esta angosta Calle pasaban muchos camiones cargados de caña y para nosotros era divertido "sacar" algún tallo para luego pelarlo y cortarlo en trozos para chupar su dulce jugo. Frente a esta casa había un extendo patio o corral en cuyos árboles habían guacamayas que dejaban oir sus ruidosas llamadas desde muy temprano. Mis tíos, Francisco Fernández Yépez y Víctor Badillo Francieri, también profesores de la Universidad, habían dejado también a Caracas y ambos lograron adquirir a muy buen precio grandes terrenos en el cercano poblado de El Limón, pero no en el caserío, sino arriba en los cerros, con caminos de tierra y difíciles pasos durante la época de lluvias. Francisco construyó su casa propia al final del llamado Callejón Los Alpes; mientras Víctor hacía lo mismo a medio camino del Callejón El Piñal. Francisco vivió antes y alquilado en la última transversal (Hoy 4° Transversal) de la urbanización Calicanto, cuya calle era todavía de tierra. Finalmente mi papá consiguió un terreno en la recién iniciada Urbanización La Esperanza y se dedicó a diseñar y mandar a construir su casa propia. La casa de la Calle 19 de Abril que nos vio llegar aún existe, mutilada cuando se amplio la calle (Ver foto) y hoy permanece como un depósito de la vecina Clínica Lugo y muy probablemente muy pronto será demolida. ¿Ha cambiado Maracay?

sábado, 31 de mayo de 2008

La Av. Bolívar Este Cruce con la Calle 5 de Julio





Gracias a estas fotografías del amigo Ángel Luís Párraga Gasperi podemos ver una vista de la Avenida Bolívar Este, vista desde la Calle Sucre hacia el cruce con la Calle 5 de Julio (de Este a Oeste), donde estaba en la esquina y aún está "Calzados Bunny". Una, aproximadamente en 1964 cuando se estaba ampliando la vieja y angosta calle y la otra, en el 2008, es decir 44 años después. Como puede verse la ampliación de la calle se hizo más extensa hacia la derecha de las fotografías (hacia el Norte). Por ello las antiguas y hermosas casonas que fueron sede del gobierno de Gómez (luego sede del Liceo Agustín Codazzi), así como la sede del viejo "Correos" y "Telégrafos" debieron ser demolidas y dieron paso a la nueva Plaza Bicentenaria, mientras a la izquierda de la foto (hacia el Sur) permanecieron casi intactas muchas edificaciones, la Catedral y la Plaza Girardot.

sábado, 29 de marzo de 2008

Calle Miranda cruce con Calle Mariño-Esquina El Globo







Es el cruce de la calle Mariño con la calle Miranda. Exactamente en la esquina que queda detrás del viejo edificio del Banco Agrícola y Pecuario, hoy Museo Arqueológico y otras instituciones, por cierto muy descuidadas para ser un ícono de la historia de la ciudad. Esta esquina se llamaba "El Globo" por una mueblería que existió allí durante años y que se resistió a morir hasta que finalmente fue demolida la casa donde funcionaba (Con un click sobre la foto se amplia y puede verse el aviso de El Globo). Era una de esas casas típicas del casco viejo durante la época de Gómez y aún hasta más viejas y que todavía pueden encontrarse algunas por allí, con sus fachadas rectas, elaborados ornatos superiores y gárgolas, puertas de madera y rejas en sus ventanas muy elaboradas. Siempre este lugar ha sido una zona muy comercial. Allí funcionó por años el Banco Italo Venezolano en la planta baja del edificio que aún existe, aunque con negocios muy descuidados. Al frente había una tienda de ropa masculina y a su lado una librería muy popular. ¿Se acuerdan sus nombres? La foto más vieja no tiene año y no sabemos su autor, la tenía hace tiempo aunque mi amigo Vicente Amengual también la publicó en su blog. Debe ser de comienzos de los años setenta del siglo pasado ¿1975? Agradecemos comentarios, anécdotas, nombres de familias y negocios del lugar y en fin todo lo útil que puede resultar para la historia.
La otra foto fue tomada hace unos pocos días (marzo 2008). El sentido del tránsito es ahora contrario y han desaparecido casi todas las construcciones y comercios que se ven en la primera foto.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Calle Rivas cruce con Calle Vargas-Esquina de san Rafael




La primera foto de la izquierda es de 1975 y fue publicada por mi amigo Vicente Amengual Sosa en su blog. La foto de la derecha la tomé hace unos días tratando de repetir la misma esquina para comparar. Es el cruce de la Calle Rivas con la Calle Vargas en la llamada "Esquina de San Rafael". El aviso de la panadería que se ve a la izquierda era de Pepsi-Cola y ahora es de Coca-Cola. Creo que el poste es el mismo. El edificio que se ve al fondo de la primera foto es la Clínica Lugo y ahora no se puede ver desde este lugar. ¿Cuál de las dos edificaciones era más agradable a la vista?
Este será el estilo que quiero utilizar para que vean la "Transfiguración" de nuestra querida ciudad. Es una lástima ver que casas típicas de una época dan paso al modernismo y en el peor de los casos han demolido casas sólo para que queden terrenos vacíos que hoy se usan de estacionamiento. Todavía quedan muchas edificaciones dignas de respetar y ojalá la piqueta del supuesto progreso no las destruyan para siempre.

martes, 11 de marzo de 2008

INTRODUCCIÓN

No nací en Maracay, lamentablemente, pero me siento maracayero como nadie. Llegué de la capital con apenas 7 años de edad y es casi lo mismo que hubiese nacido aquí. En esta bucólica ciudad de entonces terminé mi primaria en el Instituto Escuela Calicanto, luego mis tres primeros años de bachillerato en el Colegio Panamericano y los dos últimos en la mención "Ciencias" en el Liceo Agustín Codazzi para obtener mi título de bachiller en 1966 en la Promoción "José Francisco Torrealba" el viejo sabio de San Juan de los Morros. Luego cursé estudios de Agronomía en el Núcleo Maracay de la Universidad Central de Venezuela y obtener mi título en 1973 en la promoción "Antonio Mayorca". Luego de cursos de postgrado y viajar por países de Europa terminé mi doctorado en Ciencias en la Escuela de Postgrado de la U.C.V. también en Maracay. ¿Puede deberle alguien más a una ciudad que lo formó casi totalmente? Mi amor y admiración por Maracay no cambiaron en nada por haber visto urbes consideradas modelos del mundo en países como Bélgica, Holanda, Inglaterra, España, Italia, Suiza, Francia o Irlanda; ni mi admiración por las hermosas y únicas playas de la Bahía de Cata fueron opacadas por conocer playas en Cartagena, Aruba, Curazao, Islas Vírgenes, Puerto Rico, República Dominicana, Martinica, Trinidad o Barbados. Estos y ningún otro lugar del mundo que he tenido la oportunidad de conocer han cambiado mi amor por la costa aragüeña, Maracay y su Lago Tacarigua y todo el estado Aragua. Menciono esos países porque ninguno me parece más hermoso e interesante que mi VENEZUELA y dentro de ella a Maracay y al estado Aragua ¿Exageración regionalista? Podría ser, pero así lo siento en mi corazón. Estos años de vida me han permitido ver como Maracay viene evolucionando, unas veces para bien, muchas otras para mal. Quizás ha sido así en todas las urbes del mundo pero duele ver como las autoridades de mi país autorizan la demolición de históricas edificaciones y a veces sólo para ver durante años terrenos vacíos y ociosos. Duele escuchar que se olvidan de tradiciones y lugares. Duele ver desaparecer pintorescas casas "de antes" o hermosas quintas de urbanizaciones de una época para ver germinar altos y cuadrados edificios de apartamentos sin ninguna belleza. Esa evolución o "Transfiguración" de mi querida ciudad fue la que me motivó a crear este blog donde trataré de comparar imágenes viejas con las actuales, donde escribiré relatos de la Maracay que viví de niño o adolescente y que ya nunca volverán, que he leído en libros o simplemente me las han contado. Y eso que Maracay es una ciudad nueva comprada con otras del país. Sus 300 y pico de años de vida están en mi mente en cuatro etapas. La primera muestra terrenos habitados por indígenas que resistieron la invación española hasta desaparecer. La segunda, desde el 5 de marzo de 1701 cuando fue reconocida por la iglesia como centro poblado independiente y considerada hoy, por conveniencia, como fecha de su nacimiento. La tercera desde 1909 hasta 1935, cuando fue sede y residencia del Presidente de la República, General Juan Vicente Gómez, quien cambió el pueblito por la ciudad. Y la última, desde 1935 hasta el presente, cuando el concepto de progreso y modernidad son interpretados como derribar viejas casonas, reconstruir otras y levantar nuevos edificios y torres, demoler edificaciones históricas para ampliar calles y caminos y hasta eliminar viejos medios de transporte como los aviones comerciales que llegaban a esta ciudad o detener para siempre el paso del Gran Ferrocarril de Venezuela. Hoy Maracay es la cuarta ciudad del país, superada sólo por Caracas, mi ciudad natal , Maracaibo y la vecina Valencia; seguida muy de cerca por las populosas Barquisimeto, Puerto Ordáz, San Cristóbal y Puerto La Cruz. El gentío, sus vehículos a montón y sus deficientes servicios de electricidad, agua, teléfonos, otros medios de comunicación y en especial el inadecuado sistema de eliminar la basura han cambiado a mi Maracay conocida como "Ciudad Jardín de Venezuela". ¿Estaremos cerca de entrar en una quinta etapa de democracia socialista que pueda lograr que realmente sea una atractiva ciudad? No lo se mi Maracay... tampoco parece, pero igual te amaré por siempre.